Canto a mi misma

Escríbete,
poeta,
la historia de la niña de imperiosos sueños
que tantísimo soñaba
después que del útero de su madre floreciera.

Recuerda que fue el grito de la tierra
el que le inyectó el lenguaje,
la métrica la que le fortaleciera:

que muchos pesares por el mundo
padeció su alma,
y haciendo por conquistar su vida
tomó un rumbo fijo
en los diversos senderos que la sorprendieran.

Así que escríbete,
poeta,
el pesar de los pesares que te aflige,
relátate la lágrima celosa que acaricia tu mejilla
y humedece tu alma
al traspasar tu párpado inquieto.

Mortal artista de trono arañado,
hija del cinturón rojo, te lo ruego:
no te subyugues a castigo ni amarguras.

Poeta,
acude a ti si alguna vez al recorrer el tiempo
escuchas tu nombre a lo lejos
y la onda propagada en el espacio
no te levanta de la sombra que te oprime.

Invócate en el verbo
que a martillo limpio construiste
y rómpete en el mármol blanco
que reserva toda la belleza que suscitas.

Y ahora, Paula
¿Que te agravia?
¿Qué es lo que como el plomo te hunde?

Acúdete también siempre y ahora
y líbrate de ese ácido que amenaza
tu víscera amargada,
abraza ese lucero que te guía
cuando rechazaste el alba
y se tu máxima aliada
en las guerras que se anuncian
en el porvenir.

No hay extensión más grande
que el futuro que amenaza
ni escudo más robusto
que tu alma si te abrazas
y te prometes ser
el amor más inmenso
que conocerás en tu vida.

Avis legal

Ningú et salvarà, dius.

Però com pot ser que ningú em rescati
si jo només sé respirar si ella sopla?

Ningú et salvarà, dius.

Ella
és morta.

I ell?, et dic.

Ell és mort. Només hi ha una viva. I t’enfonsa.

I doncs? Que faig?

Abraçat molt, la tempesta és forta.

Posguerra

Perdona que no te haya escrito en mucho tiempo,
he estado ocupada viviendo la vida contigo.

En nuestros viajes al centro de la tierra entre semana,
a la explosión orgásmica del intelecto,
a los universos sensoriales de las tres de la mañana,
en entrelazar nuestros caminos arrasados de alegría.

En definitiva, he estado ocupada viviendo contigo la vida.
Y últimamente te he echado de menos.
Lo sé.
He sido yo.

He traspasado la frontera,
he tumbado el enorme muro
que nos costó mucho y poco esfuerzo construir:
perdóname,
jamás quise hace de ti un animal herido.

He temblado la experiencia de lo prohibido
y he sido tentada a morder la manzana
que acabara con todo
y todo
me ha dicho frena.

Vuelvo de la guerra,
de la denotación de un cuerpo contra sí mismo,
sé que has estado esperando en la trinchera.

Gracias:
vengo para decirte que vuelvo a casa contigo.

53 días y una tarde

A tu sombra,
la que
constituye
tu verdadero sujeto.
 

No voy a rechazarte
hasta que en el último rincón de mis visceras
te odie

-Vuelve la destrucción masiva del sujeto-.

Apriétame las tuercas
hasta romperme el tuétano
y hazme tanto daño
que mi lengua supure espinas
y me sangre la boca al pronunciarte.

Voy a escupirte el rostro
y a escribirte en él
todos los poemas colapsados que quemaste
antes de poder escribirte.

Así que ven,
acércate,
vamos a sentarnos aquí en mi límite
hasta que me empujes al vacío.

Sé que me extenderás una cuerda cuando caiga.
Será un bonito collar de despedida.

Recordatorio de ”lo que un día yo escribí pensando en ti como ahora pienso…”

A Laia Maldonado.

 

El poeta sufre
s  u  f  r e  Sufre   s u f r  e
s  u  f  r  e  Sufre  s  u  f  r e

El poeta sufre y respira
s  u  f  r  e Sufre y respira r e s p i r a 
s  u  f  r  e Sufre y respira r e s p i r a 

 

 

El poeta sufre, respira y se llena
s     u   f    r   e      Sufre, respira y se llena      l   l   e  n  a 
s    u    f    r    e      Sufre, respira y se llena      l   l   e  n   a

 
El poeta respira y se llena.
r    e   s    p   i   r   a  Respira y se llena    l   l   e  n   a
r    e   s     p   i   r   a   Respira y se llena     l   l   e  n   a

 

El poeta se llena…
El poeta se llena…
El poeta se llena. 

El poeta es poeta.
y vuelve a escribir.

Grow

No sé si por tu cuerpo han pasado muchos cuerpos,
si su memoria ha mellado en ti como una foto;
-instante infinito atrapado por el tiempo-
no sé si has vivido todo lo que te resté,
las maravillas que no podremos
cuando la nieve nos cubra el pelo.

Espero que tu cuerpo
haya sido un historial de sensaciones por bandera
y hayas bañado tu cara en esa agua que grita:

Todo sigue y continua,
¡nada todo lo que puedas!

Así que sí.
Espero que hayas vivido tanto que no te quepa
el espíritu en el pecho,
que se te rompa el rostro al sonreír
y comprobar
que la vida continua
más allá de mí,

París

y todos los momentos

que creímos infinitos.

Indomable

Encuentra el lugar,  el tiempo, el mundo
donde poder coserte en mi una guarida
y que sigas viviendo.

Señalame el minuto, el momento, el espacio
donde escaparnos y que sigas…
que sigas existiendo.
Encuentra el movimiento, el cambio, el rumbo
en el naufragio de la Antihuida donde dejarte a flote,
en la opcion ultima que grita
que aún pasarán muchos años
hasta que dejes de ser alguien, algo,
algo temible y hermoso.
Dime que la duda vence
que hay una salida,
una puerta en la parte de atrás del Problema,
que esta fiebre que me lleva es solo gasolina
que está apunto de agotarse.

Regalame la excusa, la mentira, el velo en los ojos y dime,
dime que todo va a cambiar
que no existe en ti peligro,
que todo va bien,
que estás bien.

Jurame que tu violencia es natural,
que el miedo que infundas
no es alarma de censura.
Así que tira de mi cuando avance hacia el Extremo
implorame una caricia que lo rompa todo,
que reviente todo esto.

Encuentrame el refugio, el secreto, la razon infundada
y gritame que estás bien,
que no contienes en ti rareza
ni la naturaleza enferma que me empuja a que te elimine.

Borra de mi memoria toda la sangre que has dejado
a lo largo de estos años,
maquilla el miedo, la incertidumbre, el insomnio
y despiertame en la madrugada
con ese amor que a veces surge de tus entrañas
y abrazame a él como a un clavo ardiendo.
Encuentra el lugar,  el tiempo, el mundo
en el que jamás construiste tanto amor y miedo
y prometo que me quedaré allí contigo
hasta que tenga que decirte adiós
no por tu violencia
sino porque se nos ha agotado el tiempo.