Colina

Desde lo alto de una colina, uno puede maravillarse de las cosas que ve en el mundo. Uno puedo ver lo insignificante que resulta su tristeza cuando imagina, entre los miles de cuerpos que palpitan Barcelona, todas sus historias. Desde aquí, todo se ve peor y mejor ¿Cuántas historias por contar habrá en sus vidas? La vista no llega a vislumbrar ninguna pero se imagina los miles de cuerpecitos insignificantes latiendo y sintiendo.

Y aquí estoy yo, por encima de ellos observando sus vidas, sintiéndome insignificante e infinita ¿Qué importo yo comparado con este espectáculo de la naturaleza? Puedo ver el mar, sin limites, su magnitud me hace sentir sublime y me desmayo, pensando en como puedo expresar todos los poemas que genero… cuando no estoy bien.

 

Horta-Guinardó, 2016.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s