Consideraciones acerca del estado de poema.

Me huele el mundo a ti. No me hace falta cerrar los ojos para saber que mi nariz huele a tu recuerdo. El mundo está en tu cuello, se adentra por los huecos más oscuros para plagarlo de luz y de paz como un agujero de gusano. Y yo le sigo, yo sigo al mundo porque también te sigo a ti. Eres la reina de la calma y yo no quiero andar en contradirección a la belleza. Por eso te busco y siempre te encuentro allí donde las cosas me hacen sonreír. Si retrocedo en el tiempo, el mundo huele a sábado. Estamos de poema dije. A veces la nada me huele a eso, a ese instante, como si pudiera tenerlo. Por eso el mundo me huele a ti. Supongo que he compartido tantos que no tardará el mundo a oler, siempre solo y solo a ti…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s