Abril a veces es triste

Desfallece mi energía,
no soy capaz  de saborear el sol.

Me expongo a la luz
para notarme viva
y ni el calor me llega.

Una acidez suicida
mella mi garganta
y la oxida.

Me difumino con el viento,
se expanden los cimientos
de este cuerpo atrofiado,
ahogado por la vida
y todo el agua que contengo
inunda mis heridas
y me deshace por dentro.

Y así me convierto

en una tristeza desamparada.

33

A medio camino de la vida
se encuentra un digresivo retroceso
de todos los orígenes del hombre.

Un limbo bañado en tedio,
repleto de deseo vacío,
arranca todos sus valores

y los rompe.

En medio del camino de la vida
hay un punto estático que hace
a todos los hombres semejantes.

Todos sollozan
con una soledad horrorosa
por palpar un vacío
en su origen y destino

Porque solo hay un camino,
ante tanta metáfora gastada,
llenar toda esta nada
prostituyendo el bolsillo.

Entre el origen y el cierre,
solo hay un sendero

el matadero.

 

 

 

Porque sí.

 

Porque sí.

Porque estamos de poema.

Porque fuimos pura arte en esencia, pero también en presencia.

Que fue bonito el primer impulso infiel que tuve porque me lo provocaste tú.

Que esto es bonito porque es la primera vez en mucho tiempo que necesito escribir algo, después de hacer el amor.

Que nunca digo que no y por eso no pude frenarte, no pude frenarme, cuando empezó todo esto.

Que no puedo evitar molestarte cada dos latidos de tu corazón.

Que gracias por ser yo la primera.

Que es un honor.

Que estamos de poema como no lo ha estado nadie, jamás. Porque sí.

Que vivimos en un túnel sinestésico lleno de tus canciones y no quiero salir de él si no es contigo.

Que no quiero salir de la cama, porque nunca es suficiente.

Porque quiero seguir sudándote hasta encharcarte el pelo, aunque luego se te hielen las manos.

Que me masajees la espalda como clavándome dos dardos. Porque encuentro placer en el dolor, en el dolor de no saber si en realidad nos hacemos daño.

Que estoy de poema porque tú lo estás conmigo.

Que adoro tus mentiras para poder quedarnos un rato más en la cama.

Que estoy confusa.

Que tengo miedo.

Que pase lo que pase, no te vayas.

Que quiero que te quedes aquí, junto a mí. Llueva, granice o lo arrase todo con mi tormenta.

Que siento estar a punto de estrellarme pero nunca choco. Aunque no me importa la caída.

Que habrá valido la pena, los llantos y los remordimientos que esto me cause.

Que no me importa.

Que me maten si esto está mal.

Que no puede ser tan malo enredar mis dedos en tu pelo, desordenado. Enrollarlos entre tus rizos mientras hacemos el amor.

Que no puede ser tan malo tumbarnos en la cama mientras leo tus escritos, que me encantan.

Que no, que no puede ser malo. Porque no.